Para estar al día sobre noticias financieras

  • ¿Qué son pagarés no garantizados?
17/04/2017

¿Qué son pagarés no garantizados?

El descuento de pagarés se ha convertido en un excelente recurso para que un autónomo o una pyme puedan obtener liquidez inmediata en un momento de necesidad. Esta urgencia es lógica cuando la factura ya está emitida pero el deudor retiene el pago, obligando en no pocas ocasiones al acreedor (autónomo o empresa) a buscar financiación externa con la que poder pagar a los distribuidores si no quiere que su actividad se vea perjudicada o incluso paralizada.

Por consiguiente, el descuento de pagarés es un procedimiento muy común para anticipar el abono de una deuda, aún de mayor relevancia cuando se atraviesan momentos de crisis. Y especialmente hace unos años, cuando los atrasos e impagos de facturas se habían convertido en un verdadero lastre para la economía en general y para las pequeñas y medianas empresas en particular.

Un pagaré no es más que la promesa de abonar una deuda que se ha contraído, señalando una fecha concreta para ser cobrada. Dados los plazos legales establecidos para el abono de pagarés, en ocasiones se hace imprescindible acudir a una entidad financiera para que la empresa pueda ejecutar su cobro y obtener la liquidez que necesita. En no pocas ocasiones la liquidez es necesaria mucho antes de la fecha límite de cobro, especialmente cuando las facturas ya han sido emitidas y hay que abonar los impuestos correspondientes, pagar las nóminas, realizar pedidos, etcétera.

Posibilidades ante la dificultad de afrontar pagos

De manera excepcional o al menos no habitual se puede recurrir a un aplazamiento de la deuda con Hacienda. La Agencia Tributaria probablemente lo permita... si no abusamos de esta herramienta. Asimismo, si estamos hablando de cantidades menores de 18000 euros no se requieren avales bancarios.

Otra posibilidad es la solicitud de créditos bancarios para cubrir nuestras deudas tributarias. Las entidades financieras analizan cada situación y suelen proponer soluciones como la apertura de una línea de crédito o por ejemplo la emisión de pagarés. En estos casos los avales de los que dispongamos pueden marcar la diferencia.

También se pueden solicitar a Hacienda anticipos sobre las devoluciones del IVA soportado, que correspondan a una tributación que salga a devolver. Estos anticipos pueden incluso negociarse con la propia Agencia Tributaria o con entidades financieras, logrando así usarlos para el pago del impuesto cuya financiación estemos buscando.

Por último, vamos a centrarnos en otra de las opciones: el descuento de pagarés.

Tipos de pagarés

Hay muchos tipos de pagarés (según quien los emita, según su forma de emisión, según el plazo que se establezca para su abono...). Y por otro lado están los pagarés garantizados y los no garantizados.

Un pagaré no garantizado es aquel para el que no se ha establecido ningún aval, ni a través de un bien ni de otra alternativa, por parte de una persona física o jurídica que garantice el cobro en caso de incumplimiento del pago por parte del obligado. Es, por tanto, un producto financiero que se debe contratar extremando las precauciones, aunque es muy ventajoso para su beneficiario.

Los pagarés garantizados son aquellos que sí incluyen un aval, del tipo que sea, aunque no hará falta que lo sea por el total de la cantidad adeudada, pudiendo establecerse únicamente por una parte de la misma. Lo que sí es imprescindible es que aparezca la mención "por aval" junto con la firma del avalista que certifique que ha sido autorizado por él, sus datos y la fecha de emisión.

En FAMISA, como entidad de gran relevancia en el sector financiero, es posible contratar cualquiera de estos productos. Especialmente los pagarés no garantizados, de los que acaba de hablarse en esta entrada, para los que se ofrecen unas interesantes condiciones que se pueden consultar a través de cualquiera de las vías que ponemos a disposición de nuestros clientes.